sábado, 21 de enero de 2012

Arroz con calamares y gambas

Al arroz le pasa lo que a la pasta, se puede hacer de miles de maneras diferentes y con ingredientes muy distintos, las posibilidades son infinitas, inagotables. También al igual que la pasta, con los arroces secos hay que ser humilde y obediente porque no esperan al comensal sino al revés: hay que tomárselos y disfrutarlos cuando están, no cuando uno/a está dispuesto, sino cuando ellos quieren. Esta receta es deliciosa pero muy básica, se puede complicar y mejorar con mejillones, o con almejas, o con trozos pequeños de pescado pegados a la espina (con rape queda de lujo)... pero así, tal cual, queda muy bien.

Como para cualquier arroz, además de tiempo, cariño y sentido común necesitamos tres cosas muy elementales: verduras (en este caso he usado muy picados cebolla, pimiento verde y ajo, además de tomate rallado), metralla (hoy un buen calamar limpio y troceado, y algunas gambas también en trozos pequeños) y un buen fondo para mojar (hoy, el caldo de haber cocido las cáscaras de las gambas que he usado para el arroz).


Se sofríen las verduras en aceite de oliva, primero las duras con un pellizco de sal y, cuando estén hechas pero aún enteras, se añade el calamar troceado, un chorreón de vino (a mí me gusta usar fino, y como de costumbre he usado uno excelente de las Bodegas Grant de El Puerto de Santa María) y, cuando empieza a reducir (que es el momento de la foto de abajo), incorporo el tomate rallado, unas hebras de azafrán y un poco de polvo de ñoras (lo compro en la tienda de Monika del Mercado de El Carmen, pero se encuentra fácilmente en los puestos de especias de cualquier mercado que se precie). Dejamos sofreír toda esta delicia un buen rato.


Cuando espesa se añade el arroz, a mí me gusta usar el de grano corto y, para que pierda un poco el almidón y el resultado final quede más suelto, lo enjuago bien bien varias veces y lo tengo remojado en agua desde el principio, mientras preparo el resto de los ingredientes. Se sofríe el arroz en el refrito, a veces hay que añadir más aceite, y este paso es importante: el arroz se tiene que sofreir a conciencia, con el mismo cariño que el refrito, en condiciones, con su grasa (aceite) correspondiente. 


Luego se moja el lío con el caldo de haber cocido las cabezas y las cáscaras de las gambas; como siempre, la cantidad de líquido debe ser el doble de arroz más la propina. Se remueve y, cuando vuelve a hervir, se baja el fuego y se tapa para que, en unos 15 minutos, se haga el arroz; cuando falte poco pero aún haya algo de líquido, se añaden por encima las gambas troceadas, para que se hagan con el calor final sin pasarse demasiado. Cuando veamos que el líquido ya se ha absorvido apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutos el asunto tapado.

Una de las cosas que más me gusta de estos arroces es lo requetebien que se recalientan en el microondas. Los caldosos no (esos no perdonan), pero los secos sí. Así que, cuando los hago, me vengo arriba y me sale para al menos dos tandas, de manera que tomo arroz ese día (recién hecho tras reposar) y dos días después (calentado en el micro, cuando vuelvo del trabajo). ¡Dos por uno!

18 comentarios:

  1. Nos encanta el arroz y con frutos de mar como tú le has puesto de calamares y gambas ya éxito seguro.

    ResponderEliminar
  2. Tengo pendiente de publicar uno de arroz y gambas...me encantan los arroces...Publique la entrada en el grupo de facedbook...ok???
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Un arroz muy rico, la verdad es que el arroz es muy agradecido, con cualquier cosita sale divino.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Qué pinta más buena. Es que con esto de que el arroz lo puedes hacer con cualquier cosa... .

    ResponderEliminar
  5. ufff el arroz es una palabra mayor en gastronimía y tú lo has bordado. Qué frescas se ven las gambas y los caramaritos en la foto¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Con el hambre que tengo y con estos olores por aquí, que rico estará calentito..
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me apunto a la del micro, mientras comentamos como ha ido el día.

    ResponderEliminar
  8. Aaaay mi madre que bueno0o el arroz me encanta!!! Te quedo delicio0oso
    Beso0os

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué maravilla de arroz, lo has bordado, debe estar buenísimo!!! qué ganitas de probar!!!

    ResponderEliminar
  10. Qué cosa tan buena!..no me canso del arroz, lo comería a diario.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Ummm que increible la receta !!! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  12. Qué rico y qué pinta tiene!!!!!

    ResponderEliminar
  13. En estos momentos me dispongo a iniciar la preparación del sofrito de este plato. Voy a seguir la receta al pie de la letra a ver cómo sale. Utilizaré manzanilla La Gitana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues harás bien, la manzanilla al arroz le sienta de vicio. Si lees esto a tiempo, ¿por qué no lo haces al horno, que ya sabemos el punto tan rico que le da al arroz? Y no dejes de contarnos qué tal te sale :)

      Eliminar
  14. Lo estoy leyendo ahora mismo 15 horas y todavía no he echado el arroz por ocupaciones varias, así que lo del horno lo dejaremos para otra ocasión. El sofrito de sabor buenísimo; tengo curiosidad por ver como queda el arroz, he hecho lo de enjuagarlo bien y a ver cómo queda tapándolo durante la cocción, algo que nunca había hecho. Ya comentaremos. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Ha salido muy bien, aunque no sé si por el tema de taparlo o por el remojón del arroz, el tiempo de cocción se ha reducido un montón y no me ha quedado tan seco como yo pretendía. Es cuestión de ir ajustándolo. De sabor muy bueno.

    ResponderEliminar
  16. Pero que rica y ademas te a quedado preciosa!!!
    Un besazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...