jueves, 12 de abril de 2012

Empanadillas de caballa, tomate y huevo

Hace tiempo que dejé de comprar empanadillas de esas que vienen congeladas, definitivamente no merecen la pena, prefiero hacérmelas yo misma, rellenándolas de lo que me de la gana y, luego, congelarlas. Basta con tener cuidado con algún que otro detalle para obtener un resultado estupendo, mucho más rico que eso que venden por ahí, nada que ver. Las empanadillas caseras (bueno, casi, la masa sí que la compro ya hecha) tienen además la ventaja de poder brujulear e investigar, probando con rellenos de lo más variados. A veces se acierta y otras veces no, pero es divertido :) Ya os he contado lo ricas que quedan rellenas de espinaca, puerro y queso feta, una receta inspirada en las Spanakopitas que aprendí en el blog de Elena y que os recomiento (la receta y el blog, pero sobre todo lo segundo). 

Estas que os cuento hoy no tienen nada de original, salvo que me faltaba un ingrediente (pimiento verde, qué rico en las salsas de tomate frito) y otro (el atún) lo he sustituído (por caballa), pero como se mantiene lo esencial de la receta el resultado es estupendo :) Necesitamos un paquete de obleas para empanadillas para, dentro de ellas, poner un relleno a base de atún o caballa (que es lo que hoy he utilizado, porque se me habían acabado las latitas de atún), pimientos morrones o, mejor, del piquillo bien picados, y una fritada de tomate hecha con un refrito de cebolla en burunoise, sal, un pelín de azúcar (por aquello de la acidez del tomate), un golpe de orégano, otro de perejil fresco picado, y una lata pequeña de tomate triturado. Os recomiendo hacer esta fritada añadiendo también pimiento verde, que yo hoy como antes os contaba no he usado porque no tenía, pero que le sienta de maravilla al tomate frito.


En estas empanadillas también me gusta mucho añadir huevo duro rallado con la parte gruesa del rallador. Hoy he aprovechado para estrenar un artilugio que me compré (y más cositas, claro) la última vez que estuve en Casa. ¿A que es bonito???? Y muy útil para hacer un único huevo duro sin el rollo del cacito y mucho más rápido, basta con poner el huevo crudo, tal cual, cerrar el recipiente, y tenerlo en microondas unos 50-60 segundos (depende del horno, en el mío hicieron falta 50 segundos) (¡50 segundos!!!! ¡y sin cacito!!!!) a máxima potencia.






Hay que mezclar el relleno con todo lo que os acabo de contar y, muy importante, dejarlo enfriar antes de formar las empanadillas. Este truco es fundamental en cualquier empanadilla y también en cualquier empanada, u hojaldre, o tarta salada que hagáis; si el relleno está caliente la harina de la masa se empapa y, luego, no se queda como debe.

También es importante ser precavidos en este paso: a estas alturas del partido (y con el olorcito del relleno...) tendréis hambre y es muy probable que os tiente la idea de poner muuuucho relleno; pues no, es mejor ser austeros, porque si colocáis una cucharada demasiado hermosa en las obleas no las vais a poder cerrar en condiciones, os van a rebosar, un lío. Menos es más ;) Las empanadillas se cierran con un tenedor (salvo que os dé el punto coqueto y queráis hacerles el repulgue típico de las empanadas argentinas, que queda tan bien) y se fríen en aceite bien caliente. 



Si hacéis en cantidad y queréis congelar, basta con colocar las empanadillas ya rellenas y cerradas pero aún sin freír y separadas en una bandeja forrada con papel (film, de aluminio, de horno... da igual, es solo para separarlas bien de la bandeja luego), meterlas en el congelador, y cuando estén como piedras sacarlas y meterlas en una bolsa; luego se fríen sin descongelar, del tirón, en aceite bien caliente, y quedan estupendas. Como las croquetas, vamos. Y así tenéis un segundo casero y apetecible, listo para un desavío :) pero hecho en casa, sabiendo lo que lleva y lo que os coméis. Y que, además, os permite inventar y jugar con miles de opciones de rellenos, ¿cuáles se os ocurren?  

14 comentarios:

  1. que ricas y jugosas se ven ! un besito

    ResponderEliminar
  2. Muy buena receta Se ve deliciosa y muy bien explicada La caballa igualmente es bastante rica
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo también hace mucho que no compro fritangadas de esas que tan bien vienen para un apuro pero que nada tiene que ver con lo casero, me quedo con estas tuyas que tiene una pinta de muerte! me has abierto el apetito! 1 besin

    ResponderEliminar
  4. A mi hijo cada vez que pongo lentejas de segundo le tengo que poner empanadillas, no le gustan congeladas mira que sabe eh? y solo tiene 8 años. Yo suelo hacerselas caseras, le encantan. Estas tuyas tienen una pinta deliciosa, y estoy contigo tenemos que cambiar de vez en cuando el relleno. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. MUY RICAS ME ENCANTAN LAS EMPANADILLAS.BESOS

    ResponderEliminar
  6. A mis hijos les encataria cenar en tu casa hoy con seguridad...son unos incondicionales de las empanadillas y mas caseras...les gustan hasta el dia siguiente en frio...vamos desaparecen la encimera...te lo aseguro!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las empanadillas caseritas...y secundo lo del pimiento verde en el tomatito! qué bueno!

    ResponderEliminar
  8. Pues brujulea usted muy acertadamente. Para llevar a la ofi, cuatro :)

    Josemari

    ResponderEliminar
  9. Qué ricas son estas clásicas, en casa se hacían exactamente así, como tú las has hecho

    ResponderEliminar
  10. Cuando estemos en El Puerto, a ver si me invitas a las de espinacas y queso.
    El huevo duro en el microondas es muy rápido, pero no sabe igual que el tradicional. Para un apuro va bien, pero solo para eso,; la clara sale gomosa, y la yema también, aunque menos.
    Un beso ACZ

    ResponderEliminar
  11. Riquisimas empanadillas, la caballa le da un sabor muy bueno! Me quedo en tu cocina! Besos

    ResponderEliminar
  12. Adoro las empanadillas Susana! a mí también me gusta hacerlas caseras, y suelo hacer cantidad y congelarlas.
    Me parecen una auténtica maravilla, y como se pueden rellenar de cualquier cosa...es algo fantástico! :D
    Las tuyas tienen una pinta deliciosa, acabo de comer, pero de buena gana me comía un par!
    Has probado a hacerlas en el horno? no es lo mismo, fritas están muchos mejores, pero te ahorras grasas.
    Un beso onubense de adopción!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la dedicatoria!!! qué ilusión!! :D

    Me encantan las empanadillas!, y las empanada, y cualquier cosa que lleve un relleno por eso de que cada relleno es un mundo y poder rellenar de prácticamente cualquier cosa.

    Me ha encantado lo del huevo, yo que siempre me paraba a cocerlo...., y así tardas menos y es muchísimo más práctico!

    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...