martes, 3 de abril de 2012

Mini-quiches de calabacín, cebolla y bacon

Este es un aperitivo de lo más resultón y rico, que estoy muy contenta de haber aprendido a hacer. Es de esas recetas que te dejan pillada desde que las ves, dando vueltas en tu cabeza, pidiendo que las hagas, y sin dejar de dar la murga hasta que por fin te animas a prepararlas. En este caso la culpable de la murga es Rocío, la autora de un blog que sigo desde hace tiempo, y a la que además he tenido ocasión de conocer personalmente junto a su pareja en el Encuentro de blogueros andaluces del que os hablé hace poco. Ese día tan entrañable por muchas cosas pude comprobar que, además de una gran bloguera cocinera, Rocío es una persona encantadora, cercana, amable y generosa, y su marido es también un tío estupendo, bloguero pero de otros temas (maquetas, pero no me quedé con la dirección) y que apoya a su mujer y disfruta con ella de sus aficiones. Qué gusto da conocer a gente así :)

Esta estupenda receta tiene ingredientes de lo más sencillos pero requiere de dos cosas que, creo yo, no suelen formar parte del "fondo" de todas las cocinas: obleas de empanadillas (se encuentran fácilmente en cualquier comercio) y un molde de muffins (que yo no tenía porque la repostería no es lo mio pero que compré, después de ver esta receta y que empezara la murga del antojo de hacerla, en el Bazar Victoria). Hay que meter una oblea en cada hueco del molde, pincelarlas con huevo batido, y hornearlas a 180º durante unos 10 minutos, quedan así.


Luego hay que sofreir en aceite de oliva cebolla (cortada en burunoise) y calabacín (yo lo he pasado por la parte gruesa del rallador) con un pelín de sal (ojo, que esto lleva bacon) y pimienta negra recién molida. Cuando el sofrito esté como a la mitad se añade bacon cortado en tiras y, luego, se aparta para que se enfríe. Esto es muy importante: todas las tartas saladas, las empanadas, las empanadillas.... deben hacerse con el relleno frio, si no la masa se ablanda y no queda bien.


Mezclamos nata o bien leche evaporada Ideal (es lo que yo suelo usar) con huevo batido (yo he aprovechado el que me sobró del paso anterior) y el queso que queráis (en este caso he aprovechado para terminar una bolsa de una mezcla de 4 quesos que tenía que jubilar), y le añadimos el refrito anterior.


Cuando todo esté frio (repito que es importante este detalle) lo añadimos a las obleas y volvemos al horno, de nuevo como a unos 180º, hasta que veamos que está, normalmente unos 15-20 minutos dependiendo como siempre de la potencia de vuestro horno.



Lo que nos queda es un aperitivo de bocado, vistoso, la mar de rico y de cómodo y que, desde luego, pienso tunear investigando con otros rellenos: puerro y pollo, espinaca y ricotta.... ¿alguna sugerencia? Porque digo yo que cualquier relleno de quiches se puede usar aquí ¿no? A  vosotros, ¿qué quiches os gustan?


13 comentarios:

  1. Que buena pinta Susana. Estas son las recetas que me gustan y que tambien te hacen quedar con la presentación en cualquier comida
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Que buenas, yo las hago parecida, pero no horneo la masa antes, lo hago todo junto, tengo que probar besitos

    ResponderEliminar
  3. Te quedaron irresistibles! Esta me la apunto para los pic-nic que viene de muerte!

    ResponderEliminar
  4. Aaay Susana qué bonito lo que dices de mí!!! muchísimas gracias por tus palabras que desde luego me emocionan, tú si que eres un encanto, nos encantó conocerte y espero que pronto podamos volver a reunirnos.
    Me alegro un montón que te haya gustado la receta guapa, y que te haya salido tan estupenda, y desde Los Barrios te mando un beso muy fuerte de todo corazón.

    ResponderEliminar
  5. espinacas y chorizo! espectacular!

    ResponderEliminar
  6. Qué pinta tan buena, me las comía ahora mismo!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Susana, me han encantado estas quichés mini tan apetecibles, las veo ideales para llevar a cualquier reunión de amigos, gusta a todo el mundo, mmm!!!

    ResponderEliminar
  8. me ENCANTO esta receta quedara dando vuelta en mi cabeza JAJA se ve tan facil y rica Las tapas de empanadas siempre tengo en casa gracias
    Besitos Felices Pascuas

    ResponderEliminar
  9. que ricos y con que buena pinta te han quedado ! besitos

    ResponderEliminar
  10. Es que las obleas de empanadillas son super apañadas!! puedes hacer mil cosas con ellas!!.
    Nunca había usado leche evaporada para otra cosa que no fuera la vichichoise, ¿qué diferencia hay entre usar nata o usar la leche evaporada en un plato como la quiché?
    Y por lo demás, super apañadas para un aperitivo, pero yo me las haría en formato aperitivos tamaño XXL, con lo ricas que están las quichés!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, la diferencia de sabor es mínima y la leche evaporada da la misma consistencia que la nata, pero es mucho más digestiva (al menos a mi la nata me resulta indigesta) y tiene muchísimas menos calorías :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...