jueves, 16 de agosto de 2012

Piriñaca

¿A que suena raro esto de la piriñaca? Pues en Cádiz es de lo más normal, allí llaman así a una (sabia) manera de aprovechar restos de pescado (frito, asado...) con un picadillo de verduras. Cuando en casa se hace algún pescado en el horno o a la espalda me encanta que sobre, para así hacer piriñaca al día siguiente; la he llegado a hacer con un par de sardinas a la plancha que ya no nos podíamos comer :) 

Estrené el verano a principios de agosto cenando como una reina en un restaurante de El Puerto de Santa María (La Esquinita, muuuuy recomendable) donde, por aquello de ser el primer homenaje gastronómico del verano, nos pudo el ansia y pedimos demasiadas cosas antes del plato fuerte, un magnífico pargo a la espalda. Todo estaba mucho más que rico, vamos, que nos pusimos de grana y oro, y cuando llegó a la mesa el pargo (2-3 Kg calculo yo) casi no podíamos con él, y sobró prácticamente la mitad. Siempre que me pasa esto (y es con frecuencia, porque soy antojadiza y no tengo mucha medida a la hora de pedir comida en los bares, la verdad) pienso en lo sabios que son los extranjeros que, para estas cosas, tienen menos tonterías que nosotros, y piden directamente que les preparen lo que ha sobrado para llevárselo a casa (la tradición es solicitar la "bolsa para el perro" :))))) aunque en realidad sea para ellos). Pensadlo: ¿no lo habéis pagado? pues... lo que pasa es que no estamos acostumbrados, pero en realidad esta costumbre es de lo más sensata.

Esta vez decidimos que era una lástima dejar más de un kilo de exquisito pescado allí y pedimos que nos lo prepararan para casa; de paso, nos llevamos también tres langostinos atrigados bien gordos que nos habían hecho a la plancha y con los que tampoco podíamos. Con una parte del pargo hice croquetas (está feo que yo lo diga, pero salieron.... de lujo) y con la otra preparé la piriñaca que os cuento en esta entrada. Troceé los langostinos y desmenucé el pargo asado eliminando muy bien cualquier resto de espinas pero dejando trozos reconocibles, que es muy agradable encontrarlos :) quedó esto:


Luego piqué menuditos tomate, pimiento verde y cebolleta, los mezclé con el pargo y los langostinos, y aliñé el resultado como siempre (sal gorda, aceite de oliva virgen y un buen vinagre). Todos disfrutamos mucho al día siguiente, claro, pero los que más se alegraron de esta decisión de traernos los restos de la cena del día anterior fueron mi padre y mi madre, porque la piriñaca... los vuelve locos :)

14 comentarios:

  1. Pues la próxima vez haremos pescado de más para probar este aliñito. Besos

    http://cocinandoconlaschachas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con todo lo que dices, los españoles para algunas cosas somos "vergonzosos" para decir que nos preparen para llevar......lo que esta pagado, es cierto deberiamos de hacerlo más. En cuanto al Puerto estuve hace dos años y me encanto, se come de lujo, y la gente es super simpatica. Esta manera que has preparado para aprovechar el pescado es genial, en mi tierra en Galicia se come mucho EL SALPICON, algo parecido, bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi tierra, Azuaga, también se llama salpicón al aliño que se hace con restos de pescado; supongo que los gaditanos lo que han hecho es cambiarle el nombre (habría que ver de dónde proviene lo de "piriñaca"). En cualquier caso, lo que más me gusta, es cómo lo cuenta Susana; Niñaaaa eres toda una artista (por cierto, mi navegador no me permite dejarte un comentario.... :( )

      Eliminar
  3. Buenos días Tere. Que buena manera de aprovechar el pescado que tengamos en el frigo. Me parece una idea muy rica, sana y original, y el aliño tiene que estar de lujo.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  4. Susana te pido mil perdones por equivocarme al llamarte Tere. Un error imperdonable.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  5. anda que no esta rica! para mi con caballa es la comida del verano!

    ResponderEliminar
  6. Que bueno para un entrante o para unas tapitas besos

    ResponderEliminar
  7. Susana que idea más buena, además que tengo pescadilla frita de hace 2 días en la nevera y que no se la come nadie....pues veras esta noche si se la van a comer...de verdad muchas gracias por la piriñaca, se ve superapetecible
    Besotes princesa

    ResponderEliminar
  8. Pues sonar me suena a caipiriña, pero no tiene nada que ver!.

    Y sí!, no sé por qué en este país no estamos acostumbrados a pedir el "Doggy Box", a mí me parece que es por las apariencias, que no se piensen que somos pobres o de un nivel más bajo o algo así... . Yo no suelo tener ese problema, ¡con mi chico nunca sobra nada!! Y siempre suelo pedir justito, y si me quedo con hambre o pido más, o el postre suele depender de cómo hemos acabado.

    Y bueno, que esto se puede hacer tanto con sobras, como haciéndolo adrede con algún trocico de pescado que quede.

    ResponderEliminar
  9. Me sobraban unas sardinitas a la brasa y lo prové! Riquissssimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien! Con sardinas queda especialmente bien :)

      Eliminar
  10. "La próxima vez que hagamos un Tres Palmeiras tendremos piriñaca para la cena, comer de sobras es uno de los mejores inventos de la cocina" "La comida no se tira"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...