sábado, 21 de junio de 2014

Pastel de soja

Sigo dale que te dale experimentando con recetas a base de productos con fitoestrógenos, para engañar a mi cuerpo y que el pobre se crea que todo sigue igual que siempre ;) De todas las pruebas que he hecho hasta ahora una de las que más me convence es jugar con el falso ragú de soja texturizada, porque está realmente rico y permite hacer muchas cosas: pasta, rellenar verduras, o hacer el delicioso pastel de carne que os cuento hoy. He hecho el ragú como ya os he contado pero con algo menos de tomate (porque la idea es obtener un resultado más denso y compacto) y, ya puestos, le he metido más metralla en plan sano: un puñado de semillas de lino, un poco de cúrcuma y otro poco de levadura de cerveza. Estos tres ingredientes son muy sanos y recomendables pero, en mi opinión, hay que disfrazarlos y disimularlos porque ellos solos... en fin... :/ De ahí que los haya colado de matute en el ragú, que con la verdura y el tomate los enmascara muy bien, y este ha sido el resultado.


He cocido al vapor unas patatas, ya peladas y cortadas en trozos gruesos porque así se hacen antes; de paso, al mismo tiempo también he hecho al vapor unas judías verdes para preparar una ensalada de judías verdes que me zampo y disfruto muchísimo en cuanto llega el calor, cualquier día me da una sobredosis... He pasado por la batidora algunas de las papas ya cocidas, algo de leche, un poco de mantequilla, sal gorda y pimienta negra recién molida, hasta obtener un puré de patatas no demasiado denso, porque la idea es usarlo para napar el pastel. 



En una fuente que se pueda meter en el horno se coloca una buena capa del ragú, se napa con el puré de patatas, y se remata con una (generosa, en mi caso) ración de queso rallado; me gusta la mezcla de cuatro quesos que venden en muchos supermercados. Supongo que esta preparación se puede congelar y así disponemos de un plato delicioso y rápido, pero hecho en casa, y sabiendo lo que lleva, que es lo suyo :)



Sólo queda gratinarlo hasta que el queso se funda y quede dorado y crujiente...  una maravilla. Desde luego que este pastel se puede hacer con un ragú convencional a base de carne picada, pero la alternativa que os propongo aseguro es muuuuuy interesante si, por diferentes razones, no podéis o no queréis comer carne y/o os interesa tomar soja. 



8 comentarios:

  1. Susana que rico y sano.
    Si quieres publicar en facebook en el grupo "La Cocina de Trini Altea Y sus Amigas" Te dejo el enlace por si quieres, solo tienes que publicar una foto y poner el enlace a la receta. (es decir a tu blog).
    https://www.facebook.com/groups/185012434898921/

    ResponderEliminar
  2. Un plato muy sencillo muy sano y que me comería un buen plato seguro y luego que estoy de vacaciones en Alicante a dormir a conciencia jajaja .Besotes y que pases un buen día.

    ResponderEliminar
  3. El pastel te ha quedado estupendo y sin carne, que para las que no nos matamos por ella resulta muy interesante, lo que ocurre es que tendré que plantearme empezar a cocinar con soja porque nunca lo he hecho y no sé que si me gustará, aunque después de ver esta receta creo que no me va a defraudar.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Habrá que probarlo. Desde luego el aspecto es fantástico, cualquiera diría que es carne. Ja,ja. Besos

    ResponderEliminar
  5. Sano y original! Y ahora en verano estos pasteles bienen fenomenal! Tomo nota!

    ResponderEliminar
  6. ummm, se me hace la boca agua con solo ver las fotos.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Quiero entregarte el premio Indalo por tus seguidores y tus buenas recetas, después tu se lo puedes entregar a quien tú quieras eso si que cumpla los requisitos. Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.
    http://cocina-trini.blogspot.com.es/2012/10/premio-indalo-de-bronce-indalo-de-plata.html

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...