viernes, 18 de marzo de 2011

Bolos de pollo y jamón (en microondas)

La base de esta estupenda y de lo más apañada receta me la dió hace muchísimos años mi prima, Enka López-Herrera Caruana. Ella la hacía por el método tradicional (cociendo los bolos envueltos en papel de aluminio, en agua o en caldo), pero yo he trasteado un poco y hace tiempo que dí con la tecla para hacerla en el micoondas que, como muchos ya sabéis, no sustituye al horno convencional pero, bien utilizado, puede servir para algo más que para calentar cosas. También le he cambiado algunos detalles menores, pero la idea básica es de Enka, así que si os gusta los elogios deben ser para ella, y si le encontráis pegas echadme la culpa a mí, por haberla estropeado. Es una receta rápida, fácil, que se congela de maravilla, y que en su versión más básica resulta sabrosa pero suave, de manera que los niños pequeños la devoran. Espero que os guste y, sobre todo, espero vuestros comentarios. Ah! Y como ya me he agenciado una cámara de fotos, acompaño la receta de algunas imágenes :D

Necesitáis que en vuestra carnicería os hagan una picada de pechuga de pollo, jamón serrano y jamón york. Es MUY importante que la cantidad de pechuga venga a ser aproximadamente la mitad de esta picada, porque esa es la clave para que en esta receta no sea necesario añadir huevo o bien otro ingrediente que haga la función de ser el "pegamento" del bolo. Es decir, si la pechuga que os van a picar pesa, por ejemplo, 500 gr., debéis pedir al charcutero aproximadamente 200-250 gr. de jamón jork y lo mismo de jamón serrano. No hace falta ser muy estrictos en este punto, pero ambos tipos de ingredientes deben ir más o menos en estas proporciones. Moraleja: los hipermercados grandes e impersonales hacen su apaño, pero HAY que ir de vez en cuando al carnicero y al charcutero de tiendas pequeñitas, que son los que tienen mimo y ganas de hacer este tipo de cosas, y como dejemos de hacerles negocio... desaparecerán. Vosotros mismos.

A partir de esta receta básica, se puede innovar con lo que uno quiera. No hace falta añadir sal, porque la mitad de los ingredientes ya están aderezados y, de hecho, uno (el jamón serrano) es muy salado. Si los bolos se hacen tal cual os aseguro que salen bien, pero podéis dejar volar la imaginación libremente. A mí me gusta añadir ajo deshidratado, perejil (por favor, fresco) picado, y un golpe de pimienta recién molida. Una vez los hice con queso rallado y salieron muy ricos. Para la receta de las fotos que hoy subo al blog me ha dado por añadir pasas de Corinto, que me encantan, y que se llevan tan bien con el pollo. Pero a vuestro gusto, siempre y cuando (perdonad que insista) la pechuga sea finalmente la mitad del asunto. A esta mezcla, que cuando le cojáis el truco será personal e instransferible, no hay que añadirle ningún líquido ni huevo (como es preciso hacer en otras recetas, que ya subiré), porque el jugo gelatinoso que suelta la pechuga al cocerse hace las funciones de "pegamento" en este bolo. De ahí la importancia de que la mitad del enredo sea pechuga.

Una vez hecha la mezcla base, hay que marearla y trabajarla un poco para que todos los ingredientes se integren bien. Se puede hacer con algún utensilio pero, creedme, lo suyo es meter literalmente las manos en la masa que, además de conseguir el mejor de los resultados, tiene su punto y es un gustazo. Con esta mezcla hay que formar bolos que no sean demasiado gruesos (unos 5-7 cms. de diámetro, más o menos) que envolveremos en un papel film que sea resistente al calor del microondas. Es muy importante apretarlos a conciencia para que no tengan aire dentro (se os desmoronarían al final) y pincharlos varias veces por todos los lados (para que el calor que genera el microondas tenga por donde salir y no os reviente el invento). Lo habitual es que salgan varios bolos, que podremos cocinar a la vez y que, como antes os comenté, se congelan sin problemas; es una de las ventajas de esta receta: al mismo tiempo hacéis varios bolos y resolvéis lío (comida para casa, para llevar algo a algún sitio) para varias veces. A mí hoy me han salido, con algo más de 1/2 Kg. de pechuga de pollo (y lo mismo más o menos de lo demás: jamón york, serrano, puñadito de pasas de Corinto) tres bolos, que he cocinado durante 8 minutos, pero si los bolos son más gordos hay que darles algo más de tiempo, vamos, sólo un par de minutos más, nada complicado. Y aquí tenéis el resultado, recién salido de microondas.

A continuación hay que dejarlos enfriar y, para eso, es fundamental ponerles algo de peso encima, para que los jugüillos que suelta la carne salgan de la mezcla y ésta pueda enfriarse quedando compacta y en condiciones, para luego poderla cortar bien. Yo no me suelo complicar mucho la vida, de hecho, como podéis ver, les he colocado encima a los bolos el mismo cuenco en el que los he metido en el microondas y la tabla con la que he trabajado. 

Aquí es importante no precipitarse y tener paciencia, porque estos bolos se toman fríos y cortados como si fuera un fiambre, y si no se enfrían bien se desmoronan y la hemos liado. Una vez que estén bien fríos los envolvéis en papel de aluminio y listos, ya sea para congelarlos (insisto, quedan genial y os sacan de cualquier apuro) o para cortarlos y tomarlos en cualquier comida, acompañados de lo que más os apetezca, para llevarlos convenientemente acompañados (lechuga en juliana, zanahoria rallada, col lombarda muy fina...), a una casa a la que os hayan invitado, o a una comida en el campo o en la playa (me resisto a llamarle a esto picnic, que es una cursilada, sobre todo si tenemos las palabras exactas en español ¿no os parece?).

Espero que os guste la receta y que os animéis a hacerla. Y lo dicho, si una vez hecha os convence acordaos (y agradeced con cariño) que es la adaptación muuuuy libre de una receta de mi prima Enka López-Herrera Caruana. Si la mejoraríais de alguna manera, ya sabéis, contadlo en el blog, que para eso está :)

4 comentarios:

  1. Yo preparo una galantina de carnes relativamente parecida a esta.
    Probaré en el microondas a ver qué tal me salen.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  2. Hola Valdomicer, bienvenido a mi cocina! ¿Nos cuentas tu receta?

    ResponderEliminar
  3. Aquí la tienes:
    http://valdomicer.blogspot.com/2009/06/galantina-de-carnes.html

    ResponderEliminar
  4. Qué pinta.... Mmmm... Gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...